Marina HerlopLa chica del idioma inventado

Noticias conectadas 06.09.2022

La curiosidad nos mueve, nos estimula. Por eso, Hémisphère son se asoma a la escena artística emergente, siempre atentos, no sólo a los artistas consagrados y reconocidos, sino también a aquellos jóvenes creadores que empiezan su carrera profesional.
Dentro de la programación estival CosmoNits en el Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Barcelona, Ariadna Monfort, Anna Serra y la compositora Marina Herlop ofrecieron una auténtica experiencia de"Vibracions Additives". Hablamos con Marina Herlop sobre su incipiente carrera. 

Tres álbumes... y la pérdida del ingenuidad.

Marina Herlop (1992) dice que, aunque nunca se concibió a sí misma como profesional, siempre sintió una fuerte inclinación hacia la música. Y para ejemplificar esta idea, utiliza una metáfora precisa: "Era como un crio que tiene sed, que camina hacia una fuente para beber, pero que no sabe muy bien cómo hacerlo". Quizá, por ello, esta jovencísima pianista y compositora nacida en Piera, un pequeño municipio a los alrededores de Barcelona, confiesa que su primer disco, Nanook (2016), "surgió como algo muy inconsciente". Sea por esa fusión entre clasicismo y vanguardia que caracteriza la creacion de Herlop, el álbum llamó la atención del pianista británico James Rhodes, que apostó por la publicación del disco. 

Marina Herlop empezó a estudiar el piano a los nueve años y terminó su formación en el Conservatorio de Música de Badalona. Mientras estudiaba Periodismo y Humanidades en la universidad, al no vislumbrar posibles salidas profesionales de calidad decidió sumergirse en aquella pasión que la atraía: la música. "Fue como un salto al vacio", confiesa. Dos años después de Nanook, Marina Herlop publicó su segundo álbum, Babasha (2018), un trabajo elegante, vibrante y melancólico, según la crítica. De hecho, cuando le pregunto qué diferencia contempla entre el primer y el segundo disco, Marina me responde: "Hay una pérdida de ingenuidad, de inconsciencia. Mi espíritu de exigencia es mucho más mayor ahora. Esta transito se acentúa en su último trabajo, Pripyat (2022).

Composición... cuando la mano toca el piano.

Puede decirse que la juventud de Marina Herlop, de que ella sabe que está en los inicios de su carrera artística, le otorga cierta libertad. Ella declara sentirse en proceso, en expansión, aprendiendo a medida que evoluciona, encontrando las respuestas y preguntas necesarias, mientras avanza. Como un libro abierto, accesible, transparente. Quiza, por eso admite sentirse recelosa de cualquier método de composición, de los que desconfía. Ella misma, lo explica con elocuencia: "Pongo la mano en el piano. Investigo. Siento. Escucho. Si me gusta el sonido que surge, continúo explorando". En plena gira, sin tiempo para componer, Herlop anhela estar sentada frente a su piano y con una sonrisa, sentencia : "Cuando compongo, entró en un estado de hibernación".

La chica del idioma inventado.

Si bien el estilo de Herlop ha despertado curiosidad, llama la atención el uso de la voz que la artista ejecuta. Herlop emite sonidos, fonemas, vocálicos y consonánticos, secuencias, mezclando sílabas de distintos idiomas, quebrando el significado referencial del lenguaje, reduciéndolo a su pura dimensión de significante para gozar estéticamente. De lo que se trata, según ella, es de hallar la sonoridad bella, placentera, hermosa. "No es algo que pretendo que sea conceptual, para nada. Incluso me permite introducir la melodía. Y en el momento de grabar, además, me doy cuenta de que estos sonidos tienen su entidad". A pesar de este elemento que caracteriza la creación de Marina Herlop, la artista no descarta en el futuro "componer con letra".

Será interesante seguir la trayectoria , su recorrido, saber cómo evoluciona una artista que se reconoce en pleno inicio; apenas asomándose al exterior. "Hay varias Marinas dentro de mí. Uno quiere improvisar, la otro no. Hay alboroto dentro de mi. Pero, el proceso creativo me lleva a desprendimiento del ego. ¿Qué tapiz artístico saldrá de la confluencia de Marinas Herlops? ¿Qué surgirá de la joven artista que canta en un idioma imaginado?

Verla a ella y a otros artistas emergentes en el ciclo estiva de las CosmoNits de CosmoCaixa ha sido un descubrimiento. Primeros pasos, primeras creaciones, como las de otras compositoras. Laura Farré Rozada, entrevistada en Hémisphère son, realizó en la actual edición, impartió la charla-concierto Nimbus: una mirada artística a los fractales. La joven compositora y matemática catalana prosigue su carrera con paso firme, tras su reciente triunfo en los Golden Classical Musica Awards de Nueva York.

Txema Seglers

Relacionado